Un paso más en contra de la privacidad móvil

Publicado por Fernando Bueno el 29 noviembre, 2007

Hasta ahora, cuando querías saber dónde estabas,mirabas a tu alrededor, preguntabas a los paseantes o mirabas en un mapa. Desde hace unos años, ya mucha gente enciende su GPS y se representa su posición exacta en un mapa, con lo que saber que exactamente estás aquí es mucho más fácil. Pero resulta que ahora, Google no sólo nos va a decir dónde estamos, sino que además lo va a saber, cosa que me parece mucho más peligrosa. Me explico. Desde hace unos días, está disponible la última versión de Google Maps para dispositivos móviles. Se trata de una aplicación que te permite planificar una ruta para conocer de forma cómoda y rápida el mejor camino para ir de un punto a otro simplemente indicado la dirección de cada uno. Pero resulta que esta última versión, además de eso y de mostrarnos los mapas y fotos aéreas de cualquier parte del planeta, puede averiguar nuestra posición sin la necesidad de tener conectado un GPS. Simplemente pulsamos la tecla del cero y aparecerá nuestra posición marcada con un punto sobre el mapa. Si no disponemos de GPS, el círculo aparecerá rodeado de un halo azul que indica que la posición no es exacta.

Esta tecnología no es nueva. Ya hace mucho tiempo que es posible conocer la posición de un teléfono móvil a partir de la información obtenida de la red de antenas de telefonía móvil. La precisión dependerá de la proximidad entre las antenas y de la cantidad de éstas, por lo que en un gran ciudad, la precisión será mayor que en campo abierto. En otras palabras, la precisión depende de la superficie de la célula en la que te encuentres dentro de la red de telefonía móvil y ésta puede ofrecernos una precisión de entre unos cuantos cientos de metros y varios kilómetros.

Con esta nueva función de Google, obtenemos una gran ventaja, ya que cualquiera con un simple teléfono móvil e instalando el software de Google Maps, puede indicar su posición a otras personas o a servicios de emergencia, pero ¿será esto siempre un dato confidencial? Por Google yo no pondría la mano en el fuego. Hasta ahora conocen todo sobre mi vida. Saben qué búsquedas hago, a qué hora me reúno con mis amigos y clientes, cuáles son mis gustos, pero ahora, también, saben dónde estoy en cada momento siempre que active la función en Google Maps móvil, se entiende. Y esto me lleva a la consabida reflexión: Si resulta que Google sabe dónde estoy y quién soy, ya que conoce mi dirección de correo electrónico y hasta mi número de móvil, ¿reprimirán sus deseos de enviarme una publicidad perfectamente segmentada y con un grado de efectividad del 100%?

Imagínate que me voy de fin de semana a una gran ciudad y que lanzo Google Maps en el móvil para saber cómo llegar a una sala de exposiciones que quiero ver. Activo la función de localizarme en el mapa y acto seguido recibo un SMS con publicidad de un restaurante cercano a la calle donde estoy. Pero resulta que Google, que conoce el contenido de todos mis correos (recuerda que de otra forma sería imposible ofrecerme esos “anuncios relevantes” en GMail), sabe que me gusta la cocina oriental y oye, qué casualidad que justo a unos metros de donde yo estaba había un restaurante japonés. Pues ahí tienes el consabido SMS que te informa de su existencia. Para mucho, eso puede ser información puntual o “relevante”, pero para mi es una intrusión en mi intimidad, porque lo más probable es que yo no haya solicitado expresamente mi permiso para que me envíen al publicidad y difícilmente pueda evitar que me envíen la publicidad.

Por otro lado, las posibilidades que se abren de cara al ocio o al trabajo con servicios como este, son múltiples. Uniendo servicios como Twitter y las redes sociales, es posible recibir un aviso cuando una persona de tu misma red se encuentre cerca, incluso es posible identificar a una persona a la que vas a visitar y no conoces porque suene su teléfono de una manera prefijada cuando te acerques o cosas similares, pero aún a pesar de ver el asunto por la vía práctica o incluso jocosa, es algo que me da mucho miedo al pensar en qué tipo de usos pueden emplearlo empresas como Google o sus clientes.

Cada día está más cerca el momento en el que la publicidad irrumpirá de lleno en la telefonía móvil y llegado el momento, veremos cómo servicios como éste o similares se convertirán en la tapadera para esconder oscuros intereses comerciales que arruinen nuestra privacidad.



Otros artículos que te pueden interesar:

  1. 4 respuestas a “Un paso más en contra de la privacidad móvil”

  2. Por paranoid (1 comments) el 2 febrero, 2008 | Responder

    Navegando con Internet Explorer 6.0 desde Windows XP

    Con tu permiso, me tomo nota de esta anotación para reproducirla en unos días, citándote como fuente original. Ten cuidado, ellos lo saben.

  3. Por Fernando Bueno (228 comments) el 2 febrero, 2008 | Responder

    Navegando con Firefox 2.0.0.11 desde Ubuntu 7.10

    Pues me parece muy bien. Para eso estamos: Para que todos sepan lo que decimos y si de ello alguien saca algo en claro… pues mira tú qué bien.

    Te leeré cuando lo publiques.

  1. 2 Trackback(s)

  2. feb 6, 2008: Ellos Lo Saben » Un paso más en contra de la privacidad móvil
  3. may 9, 2008: El marketing de proximidad o cómo violar tu intimidad » El arca de la web

Lo sentimos, pero los comentarios están cerrados.